Versailles

La estética del siglo de las luces ensalzada en el emblemático Palacio de Versalles permanecerá para siempre como sinónimo de una exuberancia real que coquetea entre el clasicismo y el barroco. Los cristales más puros, engarzados en un armazón de bronce delicadamente cincelado a mano, solo pueden concebirse en clave de edición limitada y numerada.